“La memoria es como una red: uno la encuentra llena de peces al sacarla del arroyo, pero a través de ella pasaron cientos de kilómetros de agua sin dejar rastro” (Oliver Wendell Holmes).

El Alzheimer es una enfermedad específica; la demencia no lo es. Esta solo describe un grupo de síntomas asociados con una disminución de la memoria, del razonamiento o de otras habilidades de pensamiento. Existen muchos tipos diferentes de demencia, y en general son causadas por daños en las células del cerebro (neuronas y células gliales), que afectan la capacidad cerebral del individuo.

Por su parte, el Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa causada por cambios cerebrales complejos que siguen al daño celular. Conduce a síntomas de demencia que empeoran gradualmente con el tiempo. El síntoma temprano más común del Alzheimer es la dificultad para recordar nueva información. Esto, debido a que la enfermedad generalmente afecta primero el sector del cerebro asociado con el aprendizaje.

A continuación, mencionaremos algunos mitos asociados a la demencia, al Alzheimer y a la memoria. El objetivo es poder conocer lo que nos entregan las últimas investigaciones y aprender a conocer más sobre el funcionamiento de nuestro cerebro:

Mito 1: La pérdida de memoria es parte natural del envejecimiento.

A medida que envejecemos, es normal tener problemas de memoria ocasionales, como olvidar el nombre de una persona que se acaba de conocer. Sin embargo, el Alzheimer es más que una pérdida de memoria ocasional.

Mito 2: Los adultos mayores son los únicos que pueden sufrir de Alzheimer.

Lamentablemente, sabemos que el Alzheimer puede afectar a personas de treinta, cuarenta, e incluso cincuenta años. A este fenómeno se lo denomina “Alzheimer de inicio temprano”. Incluso, la Alzheimer’s Association ha estimado que alrededor del 5 % al 6 % de las personas con la enfermedad de Alzheimer desarrollaron síntomas antes de los 65 años. Entonces, si 35 millones de personas en el ámbito mundial tienen Alzheimer, alrededor de 1.750.000 personas muestran una aparición temprana de la enfermedad.1

Mito 3: La pérdida de memoria es el único síntoma asociado al Alzheimer.

Aunque es el síntoma más reconocible de la enfermedad del Alzheimer, existen otros síntomas asociados, los cuales incluyen: dificultad para planificar o resolver problemas; inconvenientes para completar tareas familiares; confusión con el tiempo o el lugar; dificultad para comprender la relación entre el espacio y los objetos; problemas para escribir y hablar; pérdida de la capacidad de volver sobre los pasos; extraviar las cosas; falta de juicio; cambios generales en el estado de ánimo, la personalidad y el comportamiento; entre otros.

Mito 4: Los hombres son más propensos a presentar esta patología.

Esto también es falso. Dos de cada 3 de los 35 millones de personas que en el ámbito mundial sufren de Alzheimer son del género femenino. Es decir, las mujeres tenemos casi el doble de probabilidades de padecer esta enfermedad en comparación con los hombres. Una de las posibles razones por las cuales esto ocurre es que en general vivimos más tiempo. 

Más allá de estos mitos, necesitamos enfocarnos más en prevenir y controlar los factores de riesgo antes de que resulten en un cuadro de Alzheimer. Y nuevamente, el estilo de vida debe convertirse en un aspecto clave de este proceso. ¿Estás cuidando tu cerebro y tu cuerpo para evitar ser uno/a más en estas estadísticas?


Referencia:

1 If you have younger-onset Alzheimer’s disease. Alzheimer’s Association. Disponible en alz.org/help-support/i-have-alz/younger-onset. Consultado el 28 de marzo de 2022.

Responder a Comentario

Tu correo electrónico no sera publicado.