Jesús mismo nos advirtió que Satanás se presentará como un falso Cristo, con grandes señales y prodigios, para intentar engañar a los escogidos (Mat. 24:24). Pero el pueblo de Dios no será engañado. Quienes hayan prestado atención a la revelación bíblica y hayan recibido el amor de la verdad serán protegidos de los poderosos engaños que cautivarán al mundo. ¿Estamos afirmados en la Palabra para no rendirnos ante la evidencia de nuestros sentidos? ¿Nos aferraremos a la Biblia y a la Biblia sola?

Textos bíblicos

“Si les dicen: ‘Aquí está, en el desierto’, no salgan; ‘Aquí, en las cámaras’, no crean. Porque como el relámpago sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será la venida del Hijo del hombre. […] Y entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre […] y verán al Hijo del hombre que viene sobre las nubes del cielo, con gran poder y gran majestad. Y enviará a sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus elegidos de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro”.

Mat. 24:24-31, NRV 2000.

“He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él”.

Apocalpisis 1:7.

“El Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”.

1 Tesalonicenses 4:16, 17.

Textos del Espíritu de profecía

“El acto que coronará el gran drama del engaño será que el mismo Satanás se hará pasar por Cristo. […] El gran engañador simulará que Cristo ha venido. En varias partes de la Tierra Satanás se manifestará a los hombres como un ser majestuoso, de un brillo deslumbrador […]. El grito de triunfo repercutirá por el aire: ‘¡Cristo ha venido! ¡Cristo ha venido!’ […] En tono amable y compasivo enuncia algunas de las mismas verdades celestiales y llenas de gracia que pronunciaba el Salvador; cura las enfermedades de la gente y luego, en su ficticio carácter de Cristo, asegura haber cambiado el sábado al domingo y manda a todos que santifiquen el día que él ha bendecido”.

“A Satanás no se le permitirá falsificar la manera en que vendrá Cristo. El Salvador […] predijo claramente cómo será su segundo advenimiento. […] No existe posibilidad alguna de imitar semejante venida. Se la reconocerá universalmente; el mundo entero la presenciará”.

El conflicto de los siglos, cap. 40 (“El tiempo de angustia”).

¿Ya los leíste?

El conflicto de los siglos

Elena de White

Cap. 40 (“El tiempo de angustia”).

Camino al Armagedón

Marvin Moore

Responder a Comentario

Tu correo electrónico no sera publicado.