Reavivados y reformados por el Espíritu, recibiremos en abundancia el don de la lluvia tardía, que nos capacitará para pregonar con fuerza en todo el mundo el mensaje final de Dios poco tiempo antes de que cierre el tiempo de gracia, llamando al mundo a “salir de Babilonia”, adorar al Creador y obedecer toda su Ley, incluyendo el cuarto Mandamiento.

Textos bíblicos

“Vengan, volvamos al Señor. Él nos despedazó, y nos sanará; hirió, y nos vendará. Nos dará vida […] para que vivamos ante él. Conozcamos al Señor, insistamos en conocerlo. Su venida es tan segura como el alba. Vendrá a nosotros como la lluvia temprana y tardía que riegan la tierra”.

Oseas 6:1-3, NRV-2000.

“Hijos de Sion, alégrense y gócense en el Señor su Dios; porque les dio la primera lluvia a tiempo, y les enviará lluvia temprana y tardía, como al principio”.

Joel 2:23, NRV-2000.

“Arrepiéntanse y conviértanse, para que sean borrados sus pecados y vengan los tiempos del refrigerio de la presencia del Señor; y él envíe a Jesucristo”.

Hechos 3:19, 20, NRV-2000.

“Después de eso vi a otro ángel descender del cielo con gran poder, y la tierra fue iluminada con su gloria. […] Y oí otra voz del cielo que decía: ‘¡Salgan de ella, pueblo mío, para que no participen de sus pecados y no reciban de sus plagas!’ ”

Apocalipsis 18:1-4, NRV-2000.

Textos del Espíritu de profecía

La gran obra del evangelio no terminará con menor manifestación del poder de Dios que la que señaló su comienzo. Las profecías que se cumplieron en el derramamiento de la lluvia temprana, al principio de la obra del evangelio, deben volver a cumplirse en tiempo de la lluvia tardía, al fin de dicha obra. Esos son los ‘tiempos de refrigerio’ en que pensaba el apóstol Pedro [Hech. 3:19, 20]”.

“El ángel que une su voz a la proclamación del tercer mensaje alumbrará toda la Tierra con su gloria. Aquí se predice una obra de extensión universal y de poder extraordinario. […] Esta obra será semejante a la que se realizó en el Día de Pentecostés. Así como la ‘lluvia temprana’ fue dada en tiempo de la efusión del Espíritu Santo al principio del ministerio evangélico, para hacer crecer la preciosa semilla, así la ‘lluvia tardía’ será dada al final de dicho ministerio para hacer madurar la cosecha”.

“El mensaje no será llevado adelante tanto con argumentos como por medio de la convicción profunda del Espíritu de Dios”.

El conflicto de los siglos, cap. 39 (“El mensaje final de Dios”). Énfasis añadido.


¿Ya los leíste?

El conflicto de los siglos

Elena de White

Cap. 39: “El mensaje final de Dios”.

Eventos de los últimos días

Elena de White

Cap. 13: “La lluvia tardía”.

Los hechos de los apóstoles

Elena de White

Cap. 4: “Pentecostés”.

Cap. 5: “El don del Espíritu”.

Adquiérelos en editorialaces.com

Responder a Comentario

Tu correo electrónico no sera publicado.