Su origen se remonta a Mesoamérica, puntualmente en México, donde se encuentran los registros más antiguos de su cultivo y su utilización. De México, su consumo se propagó hacia todo Latinoamérica, y se utiliza en múltiples preparaciones características de cada país.

El maíz es el cereal de mayor producción en el ámbito mundial, y supera al trigo y el arroz. A diferencia de otros cereales, el maíz no posee gluten, y eso lo hace apto para aquellas personas con alergia o intolerancia a este componente.

Podemos encontrar maíz de colores variados; los más comúnes son el blanco y el amarillo, pero también hay azules y morados. Los colores proveen variedad de fitonutrientes, que son antioxidantes y previenen el envejecimiento de las células del cuerpo.

El consumo del grano de maíz entero es de mayor valor nutricional que alimentos sobre la base de féculas o harinas procesadas, ya que favorece la salud de la microbiota y reduce la probabilidad de contraer ciertas enfermedades.

El maíz es un alimento alto en fibra, que regula la motilidad intestinal, previene la aparición de divertículos en la pared del colon y previene la constipación. También favorece la reducción de colesterol malo (LDL) sin modificar los valores del colesterol bueno (HDL).

Las arepas son una excelente manera de incluir el maíz en nuestra alimentación. Podemos consumirlas solas (en reemplazo del pan) o rellenas, como las presentamos en esta receta. Puedes encontrar esta receta y muchas más en el recetario Sano y sabroso: Recetas fáciles para lucirse.


Arepas a la antigua

Ingredientes:

  • 500 g de maíz blanco pisado.
  • 4 l de agua.
  • ½ cdta. de sal.
  • ½ cdta. de azúcar rubia.
  • ¼ taza de aceite.

Relleno 1

  • 1 taza de hongos secos.
  • ½ morrón.
  • 1 cebolla morada.
  • 1 cda. de salsa de soja.
  • 1 cda. de aceite.

Relleno 2

  • 2 paltas pequeñas.
  • 1 tomate perita pelado y sin semillas.
  • Jugo de ½ limón.
  • 1 puñado de cilantro fresco picado.

Preparación:

  1. Lavar varias veces el maíz blanco y dejarlo en remojo toda la noche. Enjuagarlo y colocarlo en una olla con el agua, la sal y el azúcar.
  2. Cocinar hasta que el maíz esté tierno (60 a 70 min). Escurrir muy bien en un colador.
  3. Procesar 2 tazas de maíz (aún caliente) hasta formar una textura similar a un puré. Repetir la operación con todo el maíz.
  4. Mezclar bien la pasta de maíz con el aceite y una pizca de sal. Humedecer las manos, tomar una porción del tamaño de un huevo y aplastarlo hasta formar un círculo.
  5. Colocar las arepas en una sartén o grill y cocinar de ambos lados. Mientras las arepas se cocinan, preparar los rellenos.
  6. Para el relleno 1: Hidratar los hongos por 10 minutos. Desmecharlos con las manos.
  7. En una sartén, saltear el morrón y la cebolla. Mezclar los hongos con la salsa de soja, y agregarlos al salteado. Cocinar por unos minutos y reservar.
  8. Para el relleno 2: Hacer puré las paltas, agregarles el jugo de limón y mezclar. Picar finamente el tomate y el cilantro. Agregarlos a la palta.
  9. Rellenar la arepa con el salteado y cubrir con una cucharada de palta.

One Response

  1. Isabel Reinaldo Fernández

    Sobre la convinación de Alimentos por Jorge Pamplona director de Safeliz

    Deseo recibir ese artículo sobre la convinación de los alimentos de la recista adventista de diciembre 2021 No estoy suscrita.

    Espero su grata respuesta..

    Responder

Responder a Comentario

Tu correo electrónico no sera publicado.